domingo, 11 de marzo de 2012

Solo soy una mujer...

                                                                           


Solo soy una mujer..
Que anda por su camino, que a su orilla va dejando, sueños…deseos…suspiros… sueños que llenan el alma… y por nadie conocidos… deseos que no se cumplen… que estallan en mil pedazos… llenando todo mi ser… de impotencia…de tristeza…más… ¡no por eso me resigno!… que por mucho que la vida, me maltrate…o zarandee… yo no renuncio al amor, a la vida…al sentimiento… ni tampoco a la ternura… y ni siquiera a los sueños… Que amor hay en cualquier camino …en las flores, el los pájaros, en el sol y hasta en los pinos… que a veces entre esos pinos… se esconden los sentimientos más recónditos y esquivos… y cual duendes chiquititos, te aparecen de repente… delante de tu camino… Y aunque la madurez te avise… de que empieza a ser muy tarde… yo me niego…no lo acepto… nunca es tarde para amar… nunca es tarde para darse… mientras que dura la vida… y el corazón sigue joven… nunca es tarde para nada… y mucho menos para amarse
Rosa Maria A. Pastor © (derechos reservados)

No hay comentarios:

Publicar un comentario